“El Hobbit: Un viaje inesperado”, fantasía épica en 48fps

Vuelve la saga del Señor de los Anillos de Peter Jackson, en este caso para contar la novela que precede a la primera trilogía titulada “El Hobbit”, basada en las peripecias del hobbit Bilbo Bolsón, en búsqueda del tesoro de los enanos custodiado por el dragón Smaug, que se enlaza de manera muy importante a la saga, en la escena anecdótica en un principio pero fundamental, en que Bilbo arrebata el anillo de poder a Gollum, sin duda el instante más interesante del film.

El Hobbit: Un viaje inesperado

El Hobbit: Un viaje inesperado

fffNos llama especialmente la atención de este film, el hecho de que sea la primera película en 3D estereoscópico, emitida en salas a 48 frames por segundo (el formato HFR lo han llamado), es decir que aumenta la resolución temporal de vídeo, y podemos contemplar más fotogramas por segundo, y la imagen es más fluida, y los movimientos rápidos se pueden percibir sin ningún tipo de parpadeo. Si se dice que el ojo humano no percibiría saltos entre imágenes a unos 55 fotogramas por segundo, se puede considerar que en el caso de los 48fps, estamos bastante próximos a la perfección.

El debate surge por dos vertientes. En primer lugar, la percepción del 3D es mucho mejor, ya que en películas de similar duración, la fatiga visual tras dos o tres horas es mucho mayor, es decir, el ojo se cansa menos al mejorar la calidad temporal de la imagen, especialmente al contemplar continuas escenas de acción. Por otro lado, ocurre que el efecto hace que la imagen sea distinta a la que estamos acostumbrados en cine, y que se aproxime más a lo que estamos acostumbrados a ver por televisión, que posee una iluminación distinta y unas condiciones de grabación distinta al formato cine. No seremos tan necios de decir que no nos gusta cómo se ve, porque a lo mejor el problema es simplemente que no estamos acostumbrados. En su día no sería lógico que los espectadores se hubieran anclado en el cine pasado ante la aparición del cine en color o el cine sonoro, simplemente porque no estuvieran acostumbrados, así que tendremos que ser pacientes y tolerantes, y dejar paso a las nuevas tecnologías, simplemente por el hecho de que se nos haga raro, y nos parezca una imagen más próxima a la de una serie de televisión que a la de una película.

Prueben a verla en los distintos formatos y comparen, a ver qué opinión personal les ofrece. Aunque cierto es, que el formato HFR está limitado a una reducida colección de salas de las ciudades más grandes nada más. Aun así, les invitamos a que hagan la prueba.

En cuanto al contenido del film, sin duda Peter Jackson ya conoce la fórmula del éxito, y ha repetido los cánones establecidos en la trilogía anterior. La historia es menos compleja y trascendental, pero es divertida y tiene un ritmo que la hace amena. No faltan los secundarios  de lujo, ya habituales: Cate Blanchett, Ian MacKellen, Elijah Wood o Christopher Lee. Ya comentábamos que la escena más apasionante es el encuentro con Gollum con el arrebato del anillo por parte de Bilbo, sin duda el personaje de mayor complejidad que esconde un oscuro pasado y un drama personal con desdoblamiento de personalidad que le da un carácter de seriedad al film, y por ello nos preguntamos… si esa escena ya está en la primera parte de esta trilogía, ¿qué nos espera por ver en la segunda y tercera parte? ¿No parece que es excesivo exprimir a la gallina de los huevos de oro en una trilogía cuando haciendo debidos cortes se podía haber reducido a un solo largometraje?

Anuncios