Top 10: Las mejores películas del año

Hacemos repaso de lo que ha sido el año 2013. Ha habido muchas películas muy buenas y variadas, que nos han hecho dudar sobre las que llegarían al podio. A falta de ver alguna, y con las eternas problemáticas con las fechas de estreno según países y festivales, este es nuestro resultado.

Imagen

1. La vida de Adéle de Abdellatif Kechiche. Ganadora en Cannes y con el beneplácito de crítica y público no podemos dejar de lado la historia de amor entre Adele y Emma. Dividida en dos capítulos, Kechiche transmite con gran realismo esta historia, que acerca desde la juventud la vida de una joven que se acepta su condición sexual. Sin tabús.

2. Nymphomaniac (Volume 1) de Lars Von Trier. Pese a que sólo podamos disfrutar de la primera parte, la cual ha sido tremendamente recortada en su estreno en cines, especialmente en las escenas de sexo explícito, en segundo lugar se queda esta valiente propuesta del danés, que cuenta la  vida y los remordimientos de una mujer ninfómana, cargada de humor inesperado y grandes actores no deja indiferente a nadie.

3. Prisioneros de Denis Villeneuve. Tras demostrar su coraje como director con “Incendies”, y contando con todos los elementos clave para generar una buena película de suspense, “Prisioneros” se recrea en la psicología de los personajes envueltos en la trama de un secuestro para hacer una crítica a una sociedad americana donde la soledad y la distancia puede generar lugares perdidos en el mapa.

4. The Bling Ring de Sofia Coppola. Sofia Coppola indaga en la historia real de unos ladrones que se dedican a asaltar las casas de los famosos por el mero hecho de poseer los objetos que en su vida codician y no podrían conseguir por sus medios. Una clara reflexión sobre el efecto del capitalismo y la perdida de valores recordándonos que la realidad supera cualquier ficción.

5. Chained de Jennifer Lynch. Jennifer Lynch expone nuestros mayores miedos en pantalla, presentando una historia que podría resultar inverosímil si no fuera por la cantidad de noticias de este estilo se producen últimamente, sin olvidar que EE.UU. es el país con mayor número de asesinos en serie.

6. Gravity de Alfonso Cuarón. La película que ha conseguido recuperar la ilusión por el 3D, haciendo que ver esta película sea más una experiencia que una mera historia narrativa. Emulando al Mayor Tom perdido en el espacio y sus ansias de sobrevivir en la piel de Sandra Bullock, conseguimos meternos en una realidad filosófica sobre la inmensidad de la nada.

7. Expediente Warren de James Wan. Sin duda la película de terror revelación del año. Combinando el caso real del matrimonio que lucha contra el más allá con

8. El hombre de las sombras de Pascal Laugier, El esperado regreso de Laugier tras su exitosa “Martyrs” le llevó a una fuerte presión sobre qué nuevo universo del horror extremo sería capaz de crear. Ese lastre arrastra esta película que tiene un trasfondo muy superior al de hacer una película de sustos.

9. Hannah Arendt de Margarethe von Trotta. Interesante recreación de la vida de la escritora y filósofa alemana, cuya vida es digna de mención.

10. Django desencadenado de Quentin Tarantino. El western sobre la esclavitud de Quentin Tarantino nos trae gloriosas actuaciones de actores de primera línea como Leonardo DiCaprio o Christoph Waltz.

Melancholia de Lars Von Trier

De todas las películas apocalípticas que he visto últimamente (y ya son unas cuantas), creo que ésta es la más inusual, por el hecho de que  la gente no intenta huir de hordas de zombis, o trata  de sobrevivir a una pandemia a nivel mundial… sino porque muestra la psicología interna de las personas en el instante en que ven llegar el fin y deben asumirlo, ya sea por medio del autoengaño o con madurez y sin miedo. Los locos se vuelven cuerdos y los cuerdos locos.

Con un prólogo que recuerda a su anterior trabajo “Anticristo” (2009), aunque ligeramente menos impactante, Lars Von Trier vuelve a emplear cámaras de 1000fps para mostrarnos al detalle, con gran colorido, y de manera premonitoria lo que irá sucediendo posteriormente en el film. Se entralazan a su vez imágenes iconográficas del mundo de la pintura, como “Los cazadores en la nieve” de Pieter Brueghel el Viejo o la “Ofelia” de Millais.

"Ofelia" de Millais (1852) y Kirsten Dunst en "Melanchollia" (2011)

"Ofelia" de Millais (1852) y Kirsten Dunst en "Melancholia" (2011)

Lo que comienza como una tranquila boda, con una novia aparentemente desorientada y ausente del evento, que huye de lo performativo de la ceremonia que su hermana y cuñado le intentan imponer, alejándola de sus verdaderas preocupaciones; terminará en un drama en un entorno de ciencia ficción y terror.

A gusto de Von Trier, la película se desarrolla de manera literaria y se estructura en dos partes y un prólogo. La primera parte, centrada en la boda, con Justine (Kirsten Dunst) como protagonista, que comparte nombre con aquel personaje del marqués de Sade que simbolizaba la virtud que se deja llevar por el vicio. Sin embargo la segunda parte es más dramática, y el punto de vista pasa a ser el de la hermana de Justine, Claire, interpretada por una espléndida Charlotte Gainsbourg, la cual tiene una vida más tradicional: su marido, su hijo, montar a caballo, etc.

A mí el argumento no deja de recordarme a aquel capítulo en que Bart Simpson descubría un cometa en el cielo que se aproximaba amenazante hacia la Tierra haciendo que sus habitantes busquen soluciones al conflicto, me recuerdan incluso los globos que aparecen en la película, similares a aquel que servía de mofa al director Skinner. No me extrañaría que la serie de animación fuera un referente como otro cualquiera, pero llevado a un nivel psicológico de gran potencia. La diferencia es que aquí no parece que se busquen soluciones o alternativas, o al menos no es el objetivo de Trier, que no muestra apenas la repercusión en los medios de comunicación o el caos de la población ante la inminente destrucción del planeta.

"El cometa de Bart" y el planeta Melanchollia

"El cometa de Bart" y el planeta Melanchollia

La metáfora de la explosión podría simbolizar la llegada de la muerte por enfermedad, mezclada con el pesimismo de una sociedad malvada en fase de autodestrucción: crisis económica, desigualdad social, calentamiento global, catástrofes naturales, plantea al espectador la idea de cómo enfrentarse a ese final, de una manera performativa, internándose en el rezo, religión u otros ritos, o sencillamente de manera tranquila, asumiéndolo lo inevitable. Yo prefiero una respuesta más optimista, dejar una oportunidad a una lucha por la salvación, aunque ello condujera al autoengaño que sufre Claire provocado por el miedo, que en ocasiones es lo que nos mueve a actuar en determinadas situaciones.

Sin duda este director puede generar odios en su forma de presentar su punto de vista de las cosas, pero aunque no se esté a favor de su contenido o estilo, no se puede negar que no deja indiferente a nadie. Sólo pongo una pega final, y no con fin de desmerecer la crítica pero he de decir que está muy bien ser el creador del movimiento Dogma, y que una de sus características sea emplear la cámara en mano, pero… de verdad es necesario atormentar al espectador con tanto movimiento de cámara? Marea un poco, vayan preparados.

Cartel del festival de Sitges 2011

Ya se ha presentado el nuevo cartel del festival de cine fántastico y de terror de Sitges que se celebrará este año y ya es su 44 edición en la población catalana del 6 al 12 de octubre. Este año no va dedicado a la inteligencia artificial, ya que se cumple el décimo aniversario de la película de Spielberg.

El cartel en sus dos versiones presenta a unos personajes 100% virtuales, que bien podrían pasar por un perfecto humano, con los avances que se han ido desarrollando en el mundo del cine y los videojuegos, desde que viéramos a aquella espectacular Dra. Aki Ross en ‘Final Fantasy’ (2001), película estrenada el mismo año que la propuesta de Spielberg.

Entre las películas más esperadas el festival presentará ‘Mientras duermes’ de Jaume Balagueró,  ‘Melancholia’ de Lars Von Trier y ‘Contagion’ de Steven Soderbergh.