Blancanieves y la leyenda del cazador

Una nueva versión del clásico cuento de Blancanieves llega a nuestras pantallas de manos del debutante director Rupert Sanders. Una visión mucho más fría y oscura que la comedia para fans de la novia de América “Mirror, Mirror” (2011) protagonizada por la taquillera Julia Roberts, que si bien nos conquistaba a los espectadores, no nos queda claro si su espejito era un poco mentirosillo al decirle que era la más guapa del reino.

Charlize Theron en "Blancanieves y la leyenda del cazador"

Charlize Theron en “Blancanieves y la leyenda del cazador”

Lo que queda claro en este film es que Charlize Theron sí es la reina más guapa del reino, con un vestuario impecable, y unos efectos especiales que la convierten en una renovada Cleopatra, que destaca sobremanera sobre una Blancanieves interpretada por la crepusculera Kirsten Stewart que si bien hace unos años nos conmovía en películas como “La habitación del pánico”, actualmente le va a costar quitarse su imagen de chica enamorada de un vampiro, y no nos acaba de encajar con la belleza virginal y pura que tenemos como imagen de Blancanieves.

Una película entretenida, con una visión moderna y renovada del cuento, que sin perder la esencia básica de la historia introduce batallas y guerras que le dan un dinamismo, que añadido a la cuidada imagen, lo convierten en una propuesta interesante para el género. Nuevamente se trata el tema de la juventud y la estética, que obsesiona a todo tipo de mujeres (y cada vez más hombres), dispuestas a cualquier cosa por recuperar su joven, tema recurrente en la actualidad que trató recientemente Tim Burton en su “Sombras Tenebrosas” (2012), siendo en ese caso la atormentada por la edad la guapísima Eva Green.

Anuncios