James Bond vuelve a “Skyfall”

Se estrena esta semana la nueva entrega de James Bond, dirigida en este caso por un director de renombre de la talla de Sam Mendes, que ya destacó por films como “”American Beauty” (1999) o “Revolutionary Road” (2008). Daniel Craig repite como Bond, demostrando que el papel parece diseñado para el actor, Judi Dench como M, y Ralph Fiennes (viejo conocido del director) se incorpora y le veremos seguramente en próximas entregas. Como novedad tenemos a Javier Bardem haciendo del malo malísimo. Un cóctel mezclado pero no agitado que hará las delicias de los espectadores seguidores de las películas del espía creado por Ian Fleming.

Daniel Craig vuelve a ser Bond en "Skyfall"

Daniel Craig vuelve a ser Bond en “Skyfall”

Se cumplen 50 años del personaje de James Bond y la saga sigue atrayendo público a las salas. El problema de una saga cinematográfica reside en la dicotomía entre seguir los esquemas habituales que el espectador espera o introducir nuevas variaciones que hagan el producto más atractivo y hagan que la historia avance.

En el caso de “Skyfall” observamos un poco de las dos tendencias, en la primera parte veremos escenas de acción con trepidantes persecuciones en ciudades de interés turístico y pintoresco como Estambul o Sanghai. Así, encontraremos motos por encima de los tejados con la mezquita de Suleimán de fondo o al espía colgado de un ascensor subiendo por uno de los mayores rascacielos del mundo. Todo ello acompañado del escaparate habitual de lujo y elitismo que rodea al personaje de James Bond.

La segunda parte del film, coincidiendo con la aparición del personaje de Javier Bardem resulta más innovadora, y se juntan las temáticas que persiguen a su director Sam Mendes, entre ellas la obsolescencia de sus protagonistas alcanzada ya una determinada edad, y en sí del oficio, quedando patente el desfase que supone el negocio del espionaje, que poco sentido tiene en el mundo de las nuevas tecnologías donde la inteligencia de las nuevas generaciones debe sustituir a las viejas glorias.

Sin duda, lo más destacable del film es el personaje de Silva, interpretado por un magnífico Javier Bardem, un vengativo ex-agente al servicio de su majestad que sorprende por su ambigüedad sexual, con escenas de verdadera tensión sexual con James Bond, novedosas en el género.

La crisis llega también al espionaje y los “gadgets” que suponían el avance de la ciencia, se quedan reducidos a la mínima expresión, el espectador quedará decepcionado pensando: “pues vaya, eso lo tengo yo en casa también”.

Una de los mejores entregas que se han realizado en los últimos tiempos, a años luz de proyectos con peor resultado como “Muere otro día” o “El mañana nunca muere” (1997), que llenarán al espectador con algo más que unas cuantas escenas de acción superproducidas, gracias a una intriga bien creada.

Anuncios

El reparto de “Skyfall” presentan la última de James Bond en Madrid

El reparto de "Skyfall" al completo: Sam Mendes, Javier Bardem, Naomie Harris y Daniel Craig

El reparto de “Skyfall” al completo: Sam Mendes, Javier Bardem, Naomie Harris y Daniel Craig

Naomie Harris y Javier Bardem

Naomie Harris y Javier Bardem

Naomie Harris

Naomie Harris

Los hombres que amaban a Fincher

Cualquiera podría pensar que un remake americano de una película europea no podría aportar nada nuevo, especialmente cuando esta está basada en un archiconocido best-seller y de una trilogía de éxito. Eso ocurriría en circunstancias normales, podríamos mencionar el remake de “Déjame entrar” por ejemplo, que no es capaz de superar la genialidad de su predecesora, salvo en ciertos detalles menores como la música. Pero este hecho es diferente cuando el encargo se lo proponen a uno de los directores más innovadores y oscuros de Hollywood, David Fincher.

Los Hombres que no amaban a las mujeres

Los Hombres que no amaban a las mujeres

Fincher vuelve a explorar la mente del asesino en serie, y su experiencia le vale para moverse con soltura en el mundo de los escenarios del crimen y de los perturbadores psicópatas. Sin duda este es el eje en que se centra la novela y que marcará el desarrollo del film, pero la cosa no se queda, si así fuera nos quedaríamos con un argumento propio de un capítulo más de CSI, cuyo impacto se basa exclusivamente en la sorpresa final. En este caso no podía faltar una resolución del caso policiaco inesperada, pero sin duda lo que hace más atractiva la primera parte de esta nueva saga es la psicología de sus protagonistas, personas al límite que se unen en una causa común, desvelando sus fortalezas, sus miedos y sus debilidades. Sin duda destaca la joven Lisbeth, interpretado con maestría por Rooney Mara, que muestra un personaje atípico en el género, una chica bisexual por naturaleza que no se rige por las normas morales habituales, y que eclipsa a un seductor Daniel Craig. Otro de los temas que destacarán en el desarrollo del film es el reflejo del oscuro pasado de Suecia, que sus habitantes ocultan bajo mesas de Ikea, como sútilmente se sugiere en uno de los diálogos. Estamos acostumbrados a recordar el pasado antisemita de otros países como Alemania, Austria o Polonia, pero nunca pensamos en este aspecto en la Península Escandinava.

Sin duda hay que mencionar la inteligente idea de repetir la BSO con Trent Reznor y Atticus Ross, tras un fantástico trabajo en “La red social” (2010). El que fuera pionero de la música industrial nos vuelve a sorprender con unos inquietantes sonidos electrónicos ambientales de gran potencial. No podríamos olvidarnos de destacar el videoclip que compone los títulos de crédito creado por Blur Studio, estudio conocido en el mundillo de la animación y los videojuegos, que introducen la película de una manera abstracta en un entorno negro y sucio.

En definitiva, una experiencia visual sin igual que satisfará tanto a los fans de la saga como a los que vengan completamente de nuevas. No se la pierda, ya estamos deseando que se estrene la segunda parte.