Influencias en el cine de terror

Siempre que vemos una película tendemos a buscar los referentes e influencias que han impulsado al autor a hacerla de una manera o de otra, considerando si es un mero plagio o si por el contrario es un homenaje a la obra de otro artista precedente. Algo distinto ocurre cuando visionamos la obra de los pioneros, aquella gente que inventó el cine a principios del siglo XX porque no tenían otros referentes anteriores en el arte cinematográfico y se tenían que nutrir de otras artes como la pintura, la literatura y el teatro, para desarrollar su obra.

Dentro del cine de terror y ciencia ficción son variadas las influencias y referencias pero en muchos casos convergen hacia el cine mudo alemán delos años 20, que toma a su vez su fuente de la pintura realizada en este país a principios del siglo XX centrada en reflejar los sentimientos mediante una realidad deformada por encima de mostrar una realidad objetiva.

Mujeres berlinesas (1915) de Kirchner, cartel de “El gabinete del Dr. Caligari” (1920) de Robert Wiene

Mujeres berlinesas (1915) de Kirchner, cartel de “El gabinete del Dr. Caligari” (1920) de Robert Wiene

 Sorprende al ver “El gabinete del Doctor Caligari” (1920) de Robert Wiene como supone una influencia tremenda en la obra de múltiples directores, pero muy especialmente en la de Tim Burton. Esos decorados torcidos e inclinados que se retorcían como el árbol de los muertos de Sleepy Hollow (1999), película que toma la historia de esta, un asesino manipulado por una mente criminal aún mayor que le ordena matar cuando lo ve necesario. El maquillaje oscuro y forzado también se refleja en los personajes de Johnny Depp en “Eduardo Manostijeras” y “Sweeney Todd”, donde la estética es similar a la mostrada por el sonámbulo Cesare. O las pilas de libros en el despacho de Elder Gutknecht en “La novia cadáver” (2004).

Cesare (1920), Eduardo Manostijeras (1990), Sweeney Todd (2007)

Cesare (1920), Eduardo Manostijeras (1990),  Sweeney Todd (2007)

   Las sombras de Murnau influirán en el cine Noir. La utilización de los contrastes lumínicos que se empleaban en las obras del expresionismo alemán, que aparecen en “Nosferatu” (1922) de F.W. Murnau o “El gabinete del Doctor Caligari” (1920), se repiten a lo largo de la historia del cine, debido a su gran impacto sobre el espectador retornan sobre las ideas infundadas en la pintura de obtener una realidad que exprese sentimientos en lugar de una realidad objetiva. Su utilización ha supuesto una característica base para el cine negro y de suspense, maestros de este género como Alfred Hitchcock u Orson Welles han observado este arte, que se ha diluido en muchas de sus obras.

“Nosferatu” de Murnau, “El tercer hombre” de Welles, “Yo confieso” de Hitchcock

“Nosferatu” de Murnau, “El tercer hombre” de Welles, “Yo confieso” de Hitchcock

Metropolis (1926) de Fritz Lang, sin embargo, crea el género de la ciencia ficción y sienta las bases de la estética futuristas que se repetirá en el cine posterior, películas como “Blade Runner” (1982), “Matrix” (1999) o “Minority Report” (2002) muestran esta idea de futuro con naves especiales voladoras, rascacielos, oscuridad, que ya anticipaba Lang en su cine.

“Metrópolis” de Fritz Lang, “Blade Runner” de Ridley Scott

“Metrópolis” de Fritz Lang, “Blade Runner” de Ridley Scott

Algo similar ocurre con “La noche de los muertos vivientes” (1968) de George A. Romero, mucho posterior a las anteriores, pero que creó un subgénero dentro del cine de terror. Lo que más sorprende al verla es que en ella se suceden todos los elementos que aparecen en las películas del género zombi que se irán sucediendo en la actualidad. Romero crea unas normas que se repetirán en todas estos films modernos, siempre centrado en una serie de personajes (da igual la fecha o el lugar donde se encuentren) con un objetivo común: la supervivencia. Para ello, siguen los clichés creados por Romero, puede variar la forma de infectarse, los síntomas o la resolución del tema, pero confluyen las mismas ideas del género zombi.

La noche de los muertos vivientes (1968) de Romero, Rec (2007) de Plaza y Balagueró

La noche de los muertos vivientes (1968) de Romero, Rec (2007) de Plaza y Balagueró