Mientras duermes

Llevaba tiempo queriendo ver “Mientras duermes” (2011), desde que me enteré de que Jaume Balagueró había elegido como protagonista a Luis Tosar, ese actor que cuando hace de bueno, “Los lunes al sol” (2002), te lo comerías a besos, pero que cuando hace de malo, mejor que te quites de su camino, porque de seguro que va a ser el peor.  Esta película se encuadra en este segundo grupo.

En efecto, cuando aún desconoces lo que ocurre en la película,  el portero César, personaje interpretado por Tosar te parece un buen chico, no le ves problemático en absoluto, pero según avanza el film te das cuenta de que es un “hijoputa” de cuidado, un artista del crimen que más que matar, se dedica a torturar a sus víctimas hasta hacerles perder la cabeza. Al más estilo Hitchcock de Psicosis (1960), este Norman Bates moderno (no le falta ni el detalle de la madre, que en este caso se encuentra en estado casi vegetativo).

Siempre pienso que el hecho de que alguien que posea las llaves de tu casa tiene un cierto poder sobre tu persona,

Anuncios